Dermaplaning o afeitado facial: paso a paso

Dermaplaning

Uno de los tratamientos de depilación que más éxito está teniendo hoy día es el Dermaplaning. ¿Has oído habla de él? Las redes sociales se han llenado de personas realizándose este método desde la comodidad de su casa. Pero, ¿qué es? ¿Para qué pieles está recomendado? ¿Es seguro? ¿Es doloroso? ¿Qué resultados da? Bueno, voy a responderte a todas estas preguntas desde mi experiencia.

Aunque la palabra Dermaplaning suena muy científico, no se trata ni más ni menos que de un afeitado facial en el que además de eliminar el vello más fino, se acaba con las células muertas de la capa superficial de la piel. Este proceso se realiza con una pequeña cuchilla destinada únicamente a tal efecto.

Beneficios

1.Elimina el vello facial más fino, lo que conocemos como “pelusilla”.

2.Indirectamente sometemos a nuestro rostro a una exfoliación mecánica.

3.Obtenemos una piel más suave al tacto y más uniforme a la vista, con lo que al aplicar el maquillaje conseguimos un resultado más pulido.

Advertencia: es importante que conozcas tu capacidad para realizar este tratamiento desde casa. ¿Cómo es tu pulso? ¿Tienes reparos en realizarlo? Si tienes miedo, lo mejor es que acudas a un centro especializado y que profesionales te lo realicen.

Advertencia: si tu piel es reactiva, tienes acné, rosácea, eritemas…es mejor que antes de realizar este tratamiento, acudas a tu médico o dermatólogo para consultar si es recomendable para ti este sistema de depilación facial.

¿Cómo preparar la piel?

Dermaplaning

Lo primero que te recomiendo es que elimines todo el maquillaje del rostro. Haz hincapié en las zonas donde pueden quedar restos como en la mandíbula, aletas de la nariz, el nacimiento del pelo… Una vez tengas la piel limpia deja que respire alrededor de una hora antes de someterla a la depilación. Esto es importante porque necesitas trabajar sobre una piel calmada para no irritarla sin necesidad.

Trascurrida esa hora, es importante que comiences la manipulación sobre una zona humectada. Para ello te recomiendo que uses una mezcla de agua termal y un aceite ligero. La forma de aplicarlo debe ser a suaves toquecitos, realizando una pequeña presión sobre el rostro.

Advertencia: Nunca apliques esa mezcla friccionando la piel ya que volverías a alterarla y lo que estamos buscando es trabajar sobre una piel calmada. Lo mismo sucede con la idea de realizar esta depilación directamente sobre el rostro en seco. No te lo recomiendo por dos motivos. Por un lado, la cuchilla no se desliza adecuadamente sobre la piel y, de nuevo, estamos agrediendo el rostro.

El paso a paso

Afeitar el rostro

No te depiles a contrapelo. Es más fácil y seguro realizarlo en dirección al nacimiento del vello.

Debes estirar la piel mientras pasas la cuchilla. El motivo por el que es necesario realizar este movimiento, es porque evitamos que la cuchilla se atasque mientras la vamos deslizando, no pellizque la piel y no provoque pequeñas heridas. Pero, mucho cuidado. Debe ser una ligera tensión para lograr una piel un poco tirante. Hazlo con mimo ya que la piel del rostro es muy delicada y podrías causar descolgamiento.

Realiza pequeños movimientos, con la cuchilla en posición oblicua para sacar mejor el pelo. Verás que la cuchilla corta perfectamente el vello sin necesidad de ejercer una gran presión. Asegúrate de agarrar muy bien el mango para que no se te resbale. Además, mantén siempre las manos secas.

Abarca el rostro en pequeñas áreas y nunca pases dos veces la cuchilla por la misma zona para evitar dañarla.

Ten especial precaución en las partes del rostro más sensibles como pueden ser el contorno de los ojos, comisuras de los labios o el cuello.

Tras la depilación

No manipules el rostro inmediatamente después de la depilación para no provocar brotes de acné o infecciones. Recuerda que has “agredido” la piel y necesita regresar a la calma.

Seguramente quedarán restos de pelitos adheridos a la piel. Retíralos suavemente con agua. Para secar, nunca fricciones con la toalla. Es preferible que lo hagas a suaves toques con una toalla de algodón limpia.

Algunas personas no usan ningún producto hasta el día siguiente. Esto es algo que debes valorar según como sea tu piel. Yo te recomiendo que la dejes descansar unas horas. Una vez transcurrido ese tiempo, aplica solo productos para pieles sensibles ya que no suelen contener exfoliantes, alcohol o ácidos. Aunque no se vea a simple vista, puedes haber provocado micro heridas en la piel y al usar este tipo de productos sentirías escozor o picor, enrojecimiento o infecciones.  

Resultados

  • Piel con menos textura, más unificada, más suave y brillante.
  • La base de maquillaje se difumina mucho mejor, quedando un resultado más profesional.
  • Al realizar la higiene facial en días posteriores, penetra mejor en la piel ya que no existe esa “barrera” de vello.

10 preguntas que pueden surgir

1. ¿Cuánto tarda en volver a salir de nuevo el vello? Aproximadamente una semana. Recuerda que lo estás cortando con una cuchilla.

2. ¿Duele? No. Es la misma sensación que pasar la cuchilla en otra parte del cuerpo, pero en esta ocasión en el rostro.

3. ¿Sale más cantidad y más grueso? No. Tanto la cantidad como la calidad del vello dependen de las hormonas de cada persona. El folículo no se altera por lo que ocurre al pasar la cuchilla por a superficie de la piel.

4. Entonces, ¿por qué parece que sale más grueso? La razón es muy sencilla. Con otros métodos de depilación en el que se arranca el pelo de raíz, cuando vuelve a salir, lo hace con su forma natural: en forma de pestaña (ancho en su base o bulbo y se va estrechando a medida que crece), de manera que tu verías una punta más estrecha que su base. Sin embargo, cuando se corta un pelo a ras de piel, este crece con el mismo tamaño desde su base hasta la punta, es decir, en forma de cilindro. Por eso, aparentemente parece más grueso.

5. ¿Pincha el pelo al salir? Nuevamente, depende del grosor de tu pelo. En principio, si estamos hablando de la típica “pelusilla”, no tiene porque pinchar. Volverá a salir muy débil y fino.

6. ¿Salen granos? ¿Se enquistan? No necesariamente. Pero para evitarlo, debes tener en cuanta las recomendaciones que te he dado respecto a la preparación y a los cuidados posteriores, especialmente si tu piel es reactiva. Además, revisa el estado de la cuchilla. Si las reutilizas, recuerda desinfectarla perfectamente tras su uso y nunca las compartas.

7. ¿Puedes cortarte? Este tipo de cuchillas, suelen tener unos protectores para que trabajes con total seguridad. Aun así, te recomiendo que ejerzas una suave presión y mantén la cuchilla en oblicuo. Agarra bien el mango, de manera que puedas realizar un juego de muñeca natural. De esta manera no te cortarás. Mientras estés depilándote, no tengas prisa por terminar cuanto antes. Dedícate tiempo. Ten especial cuidado en áreas más sensibles.

8. ¿Puedo tomar el sol después? Tengo un post especialmente indicado para responder a esta pregunta al que te recomiendo que acudas para más información. Pero a grandes rasgos te diré que no debes tomar el sol las primeras horas tras una depilación, cuanto más si ha sido en el rostro. Trascurrido un tiempo prudencial deberás usar protección solar alta.

9. ¿Da igual usar este tipo de cuchilla que una masculina? No da igual. La cuchilla indicada para rasurar la pelusilla del vello del rostro no tiene nada que ver con las cuchillas para afeitar el pelo masculino, que por lo general es mucho más grueso y en mayor cantidad. A simple vista, una cuchilla para hombre suele tener de dos a tres hojas y la presión que deben ejercer sobre la barba es mayor para poder tener un acabado más pulido.

10. ¿Puedo depilarme de esta manera cada día? Absolutamente no. Recuerda que, junto con la depilación, indirectamente, estás realizando una exfoliación. Junto con la eliminación de las células muertas, también quitas la capa protectora natural del rostro. Lo que provoca que la tengas más expuesta a agresiones externas como la polución, el sol, viento, cambios de temperatura…

Mi recomendación: es que la realices cada tres o cuatro semanas y, si es posible, preferiblemente por la noche ya que dejas que tu piel respire “desnuda” unas horas extra antes de aplicarte algún producto hidratante o solar si sales de casa por la mañana.

error: