¿Cómo preparar un exfoliante casero corporal?

Exfoliante corporal

Con la llegada del buen tiempo, estamos deseando ponernos ropa más ligera y lucir una piel bonita, suave y perfecta. Muchas mujeres lo asocian con simplemente mantenerla libre del vello indeseado, pero nada más lejos de la realidad. Una piel radiante es mucho más que una piel depilada. Se trata de mantenerla hidratada, unificada y brillante.

Como ya he referido en anteriores posts, esto se consigue tratándola con mimo antes, después y durante la depilación, en especial a la hora de exfoliarla.

El mercado ofrece miles de opciones muy válidas para conseguir el objetivo de una piel suave y cuidada con diversos exfoliantes. Pero quiero acercarte una opción muy económica y que puedes tenerla a la medida exacta de las necesidades de tu piel.

Preparando un exfoliante casero puedes usar todos los ingredientes específicos según las características de tu piel, siempre serán naturales y, por tanto, no agredirán la dermis. Si lo realizas correctamente, puedes disfrutar de todas las propiedades nutricionales, vitaminas y minerales de cada uno de los componentes.

Para que cumpla con su objetivo principal un exfoliante casero, es decir, eliminar las células muertas para facilitar la depilación posterior, a la vez que cuida y protege la piel, debe estar compuesto por cuatro partes esenciales. Si unas de ellas no es la adecuada, no conseguirás los resultados deseados. Son las siguientes:

Exfoliante corporal casero

Preparación previa

A la hora de elaborar tu exfoliante, debes hacerte acopio de todos los ingredientes. Pero no solo eso, también necesitas tener un peso, un recipiente limpio y seco en el que harás tus mezclas, un par de espátulas una para coger el producto y otra para juntarlos, un gotero o cuenta gotas, una jeringuilla y otro recipiente que pueda cerrarse herméticamente para que no pase el aire y estropee tu preparación. Te recomiendo que este frasco sea de vidrio para que conserve de la mejor manera el producto y todas sus propiedades.

Exfoliante corporal

Recetas según tus necesidades y aplicación adecuada

Una vez tengas todas tus herramientas localizadas, es el momento de reunir todos los ingredientes. Te recomiendo que leas detenidamente estas recetas caseras para hacer el exfoliante más adecuado según el objetivo que quieras conseguir. En todas ellas, he buscado ingredientes que pueden estar al alcance de la mayoría y son fáciles de conseguir. Además, quiero resaltar que todas son aptas para pieles sensibles, precisamente por contener únicamente ingredientes naturales. Sin embargo, debes evitarlas siempre que seas alérgica a uno de los ingredientes y, por supuesto, ante cualquier duda debes consultar con tu médico.

¡Así que vamos a ello!

Recetas Exfoliante corporal

Pieles secas

Si lo que buscas es no perder la hidratación mientras te exfolias, te aconsejo estas dos opciones:

1. Sal marina y aceite de oliva. Estos ingredientes con un combo perfecto para las pieles muy secas, o áreas con callosidades como pies, talones, codos, rodillas… Entre las propiedades más destacadas de la sal marina, podemos mencionar que limpia y desinfecta la piel completamente, desinflama y alivia, y, ante todo, exfolia perfectamente. Por su parte, el aceite de oliva es un agente que evita el envejecimiento natural, nutre la piel profundamente y crea una barrea protectora para la dermis, haciendo que no se escape la humedad.

Ingredientes: 70 gramos de sal marina y 100 ml de aceite de oliva.

Procedimiento: Mezcla los ingredientes, y aplícalo sobre la piel húmeda. Te recomiendo que una vez te hayas duchado, sin secarte con la toalla, comiences a masajear la zona hasta que reactives la circulación. Incide en las zonas más secas. Enjuaga con abundante agua tibia hasta eliminar por completo.

2. Azúcar, aceite de almendras dulces y cacao. Los beneficios de este aceite son increíbles: antiinflamatorio, mejora las irritaciones, dermatitis, así como reduce las arrugas, las manchas, las cicatrices y las estrías. Añadiendo aceite de almendras dulces a tu exfoliante corporal, tratas todos estos problemas mientras mantienes la hidratación.

El cacao proporciona hidratación al instante de aplicarlo, además es rico en antioxidantes y previene el envejecimiento prematuro de la piel.

Lo bueno de este exfoliante es que puedes hacer un poco de más y guardarlo en un recipiente de vidrio y hermético por cuatro días sin que pierda sus propiedades. Por si fuera poco, el aroma que desprende es… ¡Te aseguro que te lo querrás comer!

Ingredientes: 100 gramos de azúcar (moreno mejor), 100 ml de aceite de almendras dulces y 40 gramos de cacao puro en polvo.

Aplicación: dentro de la ducha, con la piel húmeda, aplica la reparación con suaves masajes ascendentes y circulares. Deja actuar entre 5 y 10 minutos antes de retirar con agua tibia.

Pieles grasas

En el caso de personas que requieran mantener a línea su grasa corporal, echa un vistazo a estas recomendaciones:

1. Aceite de coco y azúcar. Preparación rica en antioxidantes y omega 3. El coco permite controlar la grasa corporal ya que regula el pH, a la vez que hidrata la piel, previene le envejecimiento prematuro de la dermis y reporta flexibilidad, además de un tono más unificado.

Ingredientes: 100 gramos de aceite de coco, 100 gramos de azúcar (mejor azúcar moreno) y 5 ml de esencia de vainilla

Aplicación: una vez has mezclado todos los ingredientes, realiza suaves masajes en la zona, deja actuar 10 minutos y después retira con agua templada.

2. Bicarbonato y limón. Ambos ingredientes son seboreguladores, por lo que si tu piel es grasa, van a ayudarte mientras te exfolias el cuerpo.

El bicarbonato de sodio es un exfoliante natural para las personas que tienen pequeños granitos en el cuerpo, a la vez que actúa como desodorante natural y blanqueador de áreas manchadas. Por su parte, el limón contiene propiedades astringentes y antibacterianas, con lo que permiten una limpieza profunda de la piel.

Ingredientes: 70 gramos de bicarbonato de sodio y el zumo de un limón natural.

Aplicación: prepara una mezcla que te permita trabajarla en la ducha sin problemas, para ellos, puedes variar las cantidades hasta obtener la proporción ideal. Con la piel húmeda, realiza suaves masajes ascendentes y circulares. Deja actuar unos 15 minutos antes de retirar con abundante agua tibia.

Advertencia: cuidado si tu piel es delicada o si tienes irritaciones o pequeñas heridas cutáneas. En este caso podrían causarte más irritaciones.

Pieles sensibles

Si notas que tu piel ha sufrido o está irritada por diversas causas, o si suele reaccionar enrojeciéndose tras manipularla en exceso debes ayudarla a calmarse. En estos casos, lo más común es pensar que la exfoliación puede dañarla excesivamente. Pero no tiene por qué ser así si usas los ingredientes y la técnica adecuada.

Plátano y azúcar. El plátano contiene muchas vitaminas, así como propiedades calmantes. Es beneficiosa para reducir pieles irritadas o inflamadas. Promueve la síntesis de colágeno, suaviza la piel y la mantiene hidratada. El único pero que puede tener el plátano es su rápida oxidación, por lo que te aconsejo que fabriques solo la cantidad que vayas a usar en el momento.

Ingredientes: 1 plátano maduro (o 2 según la zona en la que vayas a aplicar) y 45 gramos de azúcar moreno.

Paso a paso: aplasta con un tenedor el plátano y posteriormente añade el azúcar. Remueve. Obtendrás una mezcla viscosa. Aplica sobre la piel con suaves masajes ascendentes y deja actuar unos minutos. Luego lava con agua tibia.

Anticelulítico

Si estás buscando acabar con las células muertas de la piel, a la vez que la preparas para una futura depilación, pero quieres tratar la celulitis, este tratamiento es ideal para ti.

Café y azúcar. La cafeína que contiene el café es genial para reactivar la circulación sanguínea y controlar los depósitos de grasa que suelen acumularse en el organismo. Si reutilizas el poso del café puedes conseguir un antioxidante natural, aumentar los niveles de colágeno y reducir el envejecimiento prematuro. Recuerda que el café, de por sí, es un estimulante que puede actuar incluso a través de los poros de la piel.

Ingredientes: 200 gramos de café molido, 100 gramos de azúcar moreno y 50 gramos de crema corporal.

Método de aplicación: forma una pasta en un recipiente. Tras una ducha caliente, en la que tu piel tendrá el poro abierto y absorberá mejor los ingredientes, realiza suaves masajes por el cuerpo de manera ascendente. Deja actuar un mínimo de 15 minutos. Enjuaga con abundante agua tibia y termina con agua fría para reactivar más si cabe la circulación y cerrar el poro.

Conclusiones

La exfoliación debe ser un procedimiento previo a la depilación. Y debe formar parte de los cuidados semanales nuestra piel. La forma de realizarla será suave, con movimientos ascendentes y circulares, haciendo énfasis en las zonas más resecas.

Es importante que antes de realizar una exfoliación casera con ingredientes naturales conozcas las características y necesidades de tu piel, así como tener claras tus posibles alergias para no incluir determinados elementos en tu tratamiento.

Te recomiendo, que a tratarse de una fabricación casera y 100% natural, la consumas en el mismo momento y que no acumules el producto salvo alguna excepción. De ser así, lo mejor es guardarlo en un recipiente de vidrio y que cierre herméticamente. No lo apliques si lleva más de 5 días hecho. Siempre guárdalo en un lugar donde no le den los rayos de sol. Y que sea un lugar oscuro y seco.

error: