¿Cómo exfoliar el cuerpo para una piel suave?

cuidado corporal

Para que nuestra piel luzca perfecta tras la depilación, debemos prepararla mucho antes. Todos los expertos coinciden en que conseguir una piel suave y uniforme no se consigue únicamente con la depilación. Es clave realizar una correcta exfoliación corporal.

Surgen muchas dudas al respecto: ¿Por qué es necesaria? ¿Cómo debo realizarla para obtener los mejores resultados? ¿Es bueno hacerlo diariamente?

La mejor manera de hacerlo es usando un exfoliante corporal adecuado sobre nuestra piel humectada y realizando suaves masajes ascendentes. En zonas más resecas deberás insistir más. Lo ideal es que sea parte de tu rutina semanal. No te excedas o conseguirás el efecto contrario, resecar en exceso tu piel. Tras aclararte con abundante agua fría, hidrata tu cuerpo.

Todas estas cuestiones las vamos a resolver a continuación. Pero primero, pongamos las bases para entender mejor en qué consiste el proceso.

¿Qué es la exfoliación?

exfoliación

¿Has notado alguna vez tu piel áspera o sin brillo? Si directamente aplicaras crema hidratante, únicamente conseguirías humectar la capa más superficial, pero no penetraría más allá. Al poco tiempo, volverías a tener la misma sensación de piel apagada.

Lo que realmente tu piel necesita en ese caso es renovar su capa más superficial.  ¿Cómo hacerlo? Aplicando un producto (sintético o natural) que ayude a limpiar la piel en profundidad y eliminar las células muertas del cuerpo.

¿Por qué realizar la exfoliación?

La piel es una máquina perfecta que se regenera de forma autónoma cada 28 días. En síntesis, ocurre de la siguiente manera: las células muertas que tenemos en la capa más superficial de la piel (epidermis)se van desprendiendo de nuestro cuerpo, dando paso a nuevas células que se abren paso desde capas más profundas (dermis). Por tanto, cada mes tenemos una “nueva piel”. 

Si mi piel se regenera de manera natural, ¿por qué tengo que exfoliarme?

exfoliación

Que buena pregunta. La respuesta es sencilla. Porque nuestro cuerpo no tiene la capacidad de eliminar las células muertas por completo.

A medida que pasa el tiempo o en momentos de mayor estrés, este proceso se ralentiza, haciendo que nuestras células pierdan capacidad de regeneración, los poros se obstruyen, y la piel no “respira”. Esto hace que se vea más apagada, con falta de vitalidad y seca, porque no puede absorber la hidratación que le damos.

Este es el momento en que entra en juego nuestra exfoliación. Si lo hacemos correctamente, estaremos colaborando con nuestra piel a eliminar las células muertas acumuladas que por si misma no puede retirar.  

¿Cómo hacerlo correctamente?

Debes conocer la manera adecuada de realizar la exfoliación de tu cuerpo ya que, de no hacerlo como es debido, puedes causar irritación a tu piel. Tampoco te exfolies la piel si acabas de llegar de una exposición solar, o vas a depilarte en pocas horas. Por supuesto, jamás se aconseja si tienes heridas. Sería peor el remedio que la enfermedad. Así que toma nota de estos consejos y ponte manos a la obra:

1. El método

  • Lo primero que debes determinar es el área que vas a exfoliar. Debes conocer las necesidades y características de tu piel. ¿Es sensible? ¿Es grasa? ¿Buscas reafirmarla? La respuesta a estas preguntas, te ayudará a elegir entre exfoliantes físicos, químicos o enzimáticos, los que ayudan a hidratar la piel, los que aclaran manchas o los que tienen efecto antiedad. Por supuesto, nunca debemos aplicar un exfoliante corporal en el rostro ni viceversa.
  • Independientemente del exfoliante que apliques, te aconsejo que busques el que más ingredientes naturales tenga ya que tu piel los absorberá mucho mejor. Los geles y cremas con micropartículas de sal, hueso de albaricoque, azúcar… son ideales. Además, puedes aplicártelos con esponja de fibras naturales como la luffa, cáñamo o konjac. Evita productos con microplásticos ya que además de ser más contaminantes porque no se diluyen con el agua, no traen ningún beneficio extra a tu piel.
Exfoliación

2. El momento

Es importante la manera de aplicarlo. Por ello, te aconsejamos que te exfolies cuando sepas que dispones de un tiempo extra en la ducha. No tengas prisa. El masaje que realices es tan importante como el producto en sí.

  1. Dúchate con agua tibia (esto ayudará a abrir el poro y eliminar más fácilmente las células muertas) y jabón neutro para no alterar el Ph de tu piel. Aclara.
  2. Aplica el producto sobre la esponja exfoliante y realiza un suave masaje con movimientos circulares y ascendentes sobre la piel húmeda.
  3. Haz hincapié en aquellas zonas que son más gruesas como talones, codos o rodillas. Cuidado con las áreas donde la piel es mas fina como en le pecho o escote.
  4. Aclara bien el cuerpo con agua fría para activar la circulación.

Advertencia: te recomendamos que lo realices mientras te duchas, pero no es la única forma de aplicar un exfoliante. Más adelante trataremos este tema.

Depilación

3. Las repeticiones

El mejor consejo que puedo darte es que prestes atención a las necesidades de tu piel. ¿Es seca? ¿Es sensible? ¿Está bronceada? ¿Cómo es el gránulo del producto? ¿Es un exfoliante suave?

No olvides que el objetivo de la exfoliación es ayudar a la epidermis a eliminar las células muertas que de otra manera no puede retirar. Si sometemos a nuestra piel a una descamación excesiva, podríamos estar desprotegiéndola de su protección natural.

Por tanto, en rasgos generales, te aconsejo que no exfolies tu cuerpo más de 1 vez por semana. Si incorporas este hábito en tu rutina semanal, los resultados serán increíbles.

¿Cómo finalizo?

Cuando salgas de la ducha y seques completamente tu piel, nunca lo hagas friccionándola, es mejor realizar suaves toques para no alterarla.

Depilación corporal

Al eliminar las células muertas, tu piel está más preparada para absorber el siguiente tratamiento que vayas a aplicar. Por tanto, te aconsejo que aproveches el momento para cuidarla según las necesidades que tenga, por ejemplo, un cuidado anticelulítico, antimanchas, nutritivo, autobronceador… No olvides que siempre, tras una exfoliación se debe hidratar la piel.

Resultados

Si pones en práctica estos sencillos consejos, te aseguro que obtendrás:

  1. Mejor circulación sanguínea lo que resulta en una oxigenación de la piel.
  2. Piel más uniforme, flexible y suave. De forma indirecta, una piel con un aspecto más joven.
  3. Eliminar pequeñas manchas y arrugas incipientes.
  4. Ayuda a combatir los pelillos enquistados y puntos negros.
  5. Prepara la piel para la depilación.
  6. La piel está más receptiva a tratamientos posteriores.
  7. Absorbe mejor la hidratación posterior.
error: